¿Cuándo deben los padres preocuparse por la baja estatura de sus hijos?

julio 24, 2016 admin No comments exist

El proceso biológico de crecimiento es igual en todos los niños, sin embargo, no todos crecen igual y alcanzan los mismos estándares de altura. Se habla de talla baja o estatura baja, cuando un niño o niña tiene desviaciones por debajo de la media para su edad. Asimismo, esta comprobado médica y científicamente que existen cuatro factores principales que afectan la estatura en los niños: el factor genético, la alimentación, el afecto y el factor hormonal.

Nace entonces la pregunta, ¿es posible no acelerar, sino regular el crecimiento de un niño? o en palabras más cotidianas, ¿es posible estirarlo?. El Doctor Shokery Awadalla -endocrinólogo infantil colombiano- asegura: “Lo más importante es el diagnóstico, es encontrar la razón o las razones de porque no crece un niño¨.

Una vez se conocen las causas, se inicia el tratamiento; la parte hereditaria puede llegar a afectar la talla, así que hay que tratarla con tiempo; si es desnutrición se maneja con una disciplina alimentaría, si es un problema afectivo se maneja el ambiente hostil donde vive el menor y si es un problema hormonal (hipotiroidismo) se da la suplencia”, concluye el médico endocrinólogo pediatra.

children-1217246_1920

Precisamente, este último factor, el hormonal, es el más común. Las hormonas en los niños intervienen y controlan varios aspectos entre ellos la mas importante que es el proceso de crecimiento y desarrollo.

Es aquí cuando la HORMONA DE CRECIMIENTO es útil, ya que puede mejorar la talla final en 5 cm. aproximadamente.

“La hormona de crecimiento promueve la síntesis proteica, la replicación celular, funciona a nivel sistémico y potencia el crecimiento esquelético, muscular y visceral.” Señala el Doctor Awadalla.

Esta disfunción tiroidea es frecuente, ya que tiene una incidencia entre el 5 y 10% en la población adulta, pero no hay datos sobre su presentación ni evaluación en la edad pediátrica.

En esta edad es aún más complejo por la importancia de las hormonas tanto en el desarrollo físico como cerebral, pero al mismo tiempo el exceso de estas hormonas en un paciente que la recibe sin ser indicada podría también tener efectos colaterales.

La hormona de crecimiento es un medicamento inyectado subcutáneo que se aplica a diario por un periodo de 2 a 3 años. En niñas se inicia antes de que empiece su proceso de desarrollo (aparición del periodo menstrual) y en los niños con el cambio de voz.

La hormona ha demostrado arrojar resultados excelentes en el manejo de la somatopausia (disminución de la producción de la hormona de crecimiento por la hipófisis), esta disminución de la producción de la hormona de crecimiento genera alteración en la consistencia muscular (flacidez), cúmulo de grasa abdominal y disminución de la capacidad física; al iniciar la suplencia hormonal hay reversión de estas alteraciones. Así mismo la hormona de crecimiento es un medicamento con alto margen de seguridad.

El pediatra debe llevar un control personalizado del crecimiento de los niños, tanto en talla como en debe basarse en tablas de crecimiento y mediciones de los huesos de la mano y del perímetro de la cabeza del niño.

Igual que con cualquier otra enfermedad, lo importante es recurrir al especialista a tiempo para darle al niño unos cuantos centímetros no solo de estatura sino en cuestión de confianza y autoestima.

Todo lo anterior hace parte del estudio realizado por el doctor Shokery Awadalla con el objetivo de valorar la evolución sobre el uso de la hormona de crecimiento para el tratamiento en la baja estatura de los niños.

Artículo tomado de: http://www.enplenitud.com/cuando-deben-los-padres-preocuparse-por-la-baja-estatura-de-sus-hijos.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *