Talla Baja

-Dr. Mi hijo no crece, es el más pequeño de su salón o de sus primos-. Esta es la consulta más frecuente en pediatría y en endocrinología pediátrica. El aumento en el conocimiento hace que cada día los padres acudan más temprano a consulta para asegurar el crecimiento normal de sus hijos. Esto es muy favorable porque así se puede detectar más temprano las alteraciones y darle la terapia oportuna. La pregunta es, ¿por qué no crece un niño?. 

La talla baja se genera por una enfermedad en la mayoría de los casos y por esto debe ser estudiada y diagnosticada y tratada, sin importar si los padres son de talla baja o no. En algunas ocasiones se habla de talla baja de origen familiar sin estudiar las probables causas que pueden generar esta talla baja del niño. Es decir Padres bajitos no significa siempre hijos bajitos. Cualquier niño con talla baja y con crecimiento lento debe ser valorado por el pediatra y po el endocrinólogo pediatra para evaluar su proceso de crecimiento y estudiar las posibles causas de esta falla en el crecimiento y darle la solución oportuna.

El bajo peso y talla al nacer, sea en niños prematuros o nacidos a término, puede generar un riesgo sobre el crecimiento y la estatura final. A estos niños se les da un tiempo entre 2 y 4 años para recuperar su talla de lo contrario deben ser evaluados con el endocrino pediatra y requieren de un tratamiento con la hormona de crecimiento desde esta edad para asegurar un crecimiento normal.

La malnutrición, sea por razones económicos o sociales o por falta de vigilancia de los padres, puede afectar el ritmo de crecimiento, esto se debe averiguar en la consulta y mejorar los hábitos alimentarios sin suplementos ni vitaminas salvo en casos específicos.

Un alteración hormonal o genética puede generar también talla baja y falla en el crecimiento, y por esto nosotros lo endocrinos pediatras hacemos varios pruebas hormonales y a veces genéticas para asegurar que el niño tiene las hormonas necesarios y en la cantidades normales y que sus genes son normales para que crezca bien. Si se llega a detectar  alguna deficiencia se da la suplencia necesaria y así  se logra normalizar el crecimiento del niño.

En algunos casos no se logra detectar una causa de la talla baja del niño, es decir talla baja sin causa aparente, que nosotros llamamos talla baja idiopática, esto es frecuente y antes se llamaba talla baja familiar o maduración lenta. En estos casos, en varios países está autorizado el uso de la hormona de crecimiento con una mejoría en el ritmo de crecimiento y en la estatura final, sin efectos colaterales. La agencia norteamericana de control y vigilancia de medicamentos ( FDA )  recomienda el uso de la hormona de crecimiento para mejorar el crecimiento y la estatura final en estos casos. 

Para concluir, la talla baja es una enfermedad que debe ser valorada para detectar a tiempo la causas, y darle su terapia oportuna con especial atención al niño que nace pequeño o prematuro.