Pubertad Tardía

Si una niña llega a los trece o un niño a los catorce años sin ningún signo de pubertad, esto se considera una pubertad tardía. Esto es más frecuente en los niños que en la niñas. En la mayoría de los casos no hay enfermedad de base, especialmente en los niños y con el tiempo inician la pubertad y siguen su curso normal. Sin embargo hay consultar al endocrinólogo pediatra para asegurar la normalidad del proceso y en algunos casos iniciar una terapia corta para inducir la pubertad. En algunos  casos hay deficiencia de las hormonas producidas en la hipófisis o en el ovario o el testículo, sea por defectos genéticos o anatómicos. En estos casos se hace el diagnóstico y se inicia la terapia respectiva tanto para generar los cambios pubertades.

Falla en el desarrollo puberal ( hipogondaismo )

En algunos casos no se inicia el desarrollo puberal a la edad esperada, es decir edad máxima de 13 años en las niñas o 14 en los niños. Esto puede ser secundario a una alteración en el ovario o el testículo o también a una alteración en la glándula pituitaria que produce las hormonas llamadas gonadotropinas. También hay algunas enfermedades genéticas que se asociación con falla en el desarrollo puberal tales como el síndrome de Turner, que es causado por ausencia o alteración en una de los cromosomas X, el diagnóstico se hace con el cariotipo que muestra esta alteración. En el síndrome de Turner también hay falla en el crecimiento y se aconseja iniciar tratamiento con la hormona de crecimiento a temprana edad. Otra enfermedad genética es llamada el síndrome de Kallaman donde no se produce las gonadotropinas en la glándula pituitaria y por ende no se estimula el testículo o el ovario para iniciar y sostener la pubertad, En el síndrome de Kallman también hay alteración del sentido del olfato (anosmia). Hay que hacer los estudios hormonales y de imágenes tanto de la glándula pituitaria o la región pélvica en la niñas para saber dónde está la falla, e  iniciar la terapia correspondiente. En la mayoría de los casos se hace la terapia con la hormona sexual correspondiente (estrógeno en la mujer y testosterona en el hombre) y actualmente hay terapias con las hormonas gondotropicas para preservar la fertilidad especialmente en los hombres.

Autoría: Dr. Shokery Awadalla (2016).