La Tiroides

La tiroides es una pequeña glándula situada en la parte delantera el cuello y  está formada por dos partes laterales (lóbulos) que se unen en el centro, dando la imagen de una mariposa.

La tiroides produce las hormonas tiroideas que son esenciales para la vida y para mantener un estado adecuado de salud, ya que regula el desarrollo cerebral en los niños, el crecimiento,  y el metabolismo corporal en forma general. Su papel más importante es durante la gestación y los primeros tres años de vida donde desempaña un rol fundamental en el desarrollo del cerebro. Una alteración en la función en estas edades es muy perjudicial para el desarrollo del feto y el recién nacido donde puede generar una retraso severo en el desarrollo cerebral que no es recuperable si no se trata a tiempo.

De allí viene la importancia de las programas de tamizaje neonatal, donde a todos los recién nacidos se les toma una muestra de sangre (en Colombia es de sangre del cordón umbilical)  para examinar si la tiroides funciona bien o no, y en caso de función alterada (hipotiroidismo) se inicia de inmediato la suplencia con la hormona tiroidea (levotiroxina sódica) para asegurar un adecuado desarrollo cerebral del bebe.

Esta alteración es llamada Hipotiroidismo Congénito; esto no quiere decir hereditario sino que es  una condición que está presente desde el momento del nacimiento (congénito) en la cual la glándula tiroides se encuentra ausente o funciona menos de lo normal.

El hipotiroidismo congénito se presenta aproximadamente en uno de cada 2,500 a 4,000 recién nacidos.

La glándula tiroides trabaja bajo el estímulo de la hipófisis (pituitaria) que está situada en el cerebro. Esta glándula produce una hormona llamada hormona estimulante de la tiroides o TSH (Thyroid stimulating Hormone). Esta hormona viaja en la sangre hasta llegar a la tiroides para estimularla a fabricar y a producir las hormonas tiroideas. Cuando hay baja función de la tiroides (hipotiroidismo) la hipófisis aumenta su secreción del TSH para estimular mas la tiroides y de allí viene el aumento en los niveles del TSH en el hipotiroidismo.

Los niños con hipotiroidismo congénito deben recibir su tratamiento en forma continua sin interrupción bajo la vigilancia del médico endocrinólogo pediatra para vigilar la respuesta al  tratamiento y adecuar la dosis recibida según los laboratorios solicitados que son el TSH y el T4 libre. Además vigilar el proceso del crecimiento y el desarrollo neurológico del bebe.

 

Otra patología de la glándula tiroidea es el hipotiroidismo adquirido, es decir el niño nace bien con función tiroidea normal, pero con el tiempo la glándula deja de funcionar bajando el nivel de las hormonas en la sangre. La primera manifestación de esta patología es la talla baja y el crecimiento lento.

No es real la relación histórica comentada entre el hipotiroidismo y la obesidad, rara vez esto ocurre, por lo general en los niños el sobrepeso no es a causa del hipotiroidismo sino por exceso de comida y sedentarismo.

Una vez se detecta el hipotiroidismo adquirido, dado el nivel elevado del TSH y el bajo del T4 libre, se inicia la terapia con la levotiroxina sódica y ajustado la dosis según los valores del laboratorio, también observando la mejoría en la velocidad de crecimiento.

Las principales causas del hipotiroidismo adquirido es  la Tiroiditis autoinmune o enfermedad de Hashimoto; donde el cuerpo, de manera equivocada, considera que un órgano no forma parte de él y utiliza sus mecanismos de defensa para tratar de destruirlo. En el caso de la tiroiditis de Hashimoto el proceso inmune está dirigido contra la glándula tiroides y genera un daño irreversible a la glándula.

 

Hipertiroidismo (tirotoxicosis)

Cuando la glándula tiroides trabaja más y produce hormonas tiroides más de lo normal se conoce esto como  hipertiroidismo. Si bien hay varias causas de hipertiroidismo, la más frecuente es la enfermedad de Graves.

Se trata de una condición autoinmune en la que el cuerpo genera sustancias que actúan al igual que el TSH estimulando mucho la glándula tiroides y generando una aumento en la fabricación y la producción de hormonas tiroideas.

La enfermedad de Graves frecuentemente debuta con hiperactividad, dificultad para concentrar, pérdida de peso además temblores en manos y lengua.

A veces los globos oculares tienden a protruir por efecto de tejido inflamatorio que se deposita por detrás de éstos dentro de las órbitas (exoftalmos), por lo que los párpados no alcanzan a cubrirlos completamente durante los movimientos de parpadeo y los párpados pueden no cerrar completamente incluso durante los períodos de sueño, lo que ocasiona una inflamación crónica de la conjuntiva que debe tratarse con gotas hidratantes y uso de lentes protectores durante las horas de vigilia y/o gasas húmedas durante el sueño.

Esto siempre se asocia con aumento del tamaño de la glándula tiroidea (bocio) por lo cual a veces es recomendable una ecografía tiroidea para asegurar al ausencia de nódulos que pueden generar esta función alterada .

El uso de medicamentos anti-tiroideos es muy efectivo para resolver la hiperfunción de la tiroides en un lapso de 2 a 3 meses, pero una vez que esto se ha logrado, hay que iniciar el ajuste en las dosis para lograr mantener la normalidad en la función tiroidea

El tratamiento con anti-tiroideos se puede prolongar durante 18 a 24 meses y solo después de este lapso se inicia una reducción progresiva hasta lograr suspenderlos.

En algunas casos cuando la terapia con medicamentos no resulta efectiva se puede plantear la posibilidad de cirugía o de terapia con yodo radioactivo que destruye la glándula evitando así los efectos cardiometabólicos peligrosos del hipertiroidismo.

 

 

El Bocio

El bocio es el aumento del tamaño de la glándula tiroidea que puede ser causado por función alterada de la glándula sea por hipofunción o hiperfunción. En ambos casos dar la terapia correspondiente debe normalizar el tamaño de la glándula.

 

Otra causa histórica era la deficiencia de yodo, un elemento indispensable para la fabricación de las hormonas tiroideas. Esto existía antes de adicionar el yodo a la sal en Colombia, actualmente esta deficiencia no se presenta en Colombia. Otra causa del bocio es la presencia de nódulos o tumores en la glándula , que en el caso de los niños deben ser evaluadas por ecografía y a veces con biopsia para asegurar que no sea cáncer de tiroides.