julio 18, 2016
admin

Nacer pequeño… Un inmenso problema

Los prematuros extremos, aunque con peso y talla adecuados para su edad gestacional, pueden presentar las mismas patologías al igual que los PEG, dado que han tenido ambiente intrauterino poco favorable, que generó la prematurez.

Estos niños que nacen pequeños o prematuros extremos, deben recibir atención especializada desde temprana edad, especialmente un plan nutricional sin excesos, para así evitar el sobrepeso, la obesidad y los riesgos metabólicos futuros. Los niños que logran su reatrapaje de peso y talla, deben estar bajo vigilancia estricta y continua para evaluar signos de resistencia a la insulina y hacer las intervenciones necesarias, para evitar el progreso hacia una diabetes tipo 2.

Al mismo tiempo se debe vigilar el nivel de colesterol y triglicéridos, tensión arterial para evitar los eventos cardiovasculares a temprana edad. En cuanto a los niños que no logran su reatrapaje temprano, corren el riesgo de tener una talla final baja. 

En el 2007 se publicó un consenso de la Sociedad Americana de Endocrinología, donde se recomienda el inicio temprano de la hormona de crecimiento. La FDA ( agencia norteamericana de medicamentos y alimentos ), sugiere iniciar el uso de la hormona de crecimiento desde los 2 años de edad, una vez se evidencia la falta de reatrapaje de la talla, mientras la EMEA ( la agencia europea de medicamentos), recomienda el inicio desde los 4 años y hasta finalizar el crecimiento.

Se ha visto que los niños que no presentan reatrapaje y reciben tratamiento con la hormona de crecimiento, presentan menor incidencia de alteraciones metabólicas y cardiovasculares en la edad adulta. No solamente hay efecto benéfico sobre la talla final con el uso de  la hormona de crecimiento, sino se ha visto también un efecto favorable sobre el perímetro cefálico y el coeficiente intelectual en los neonatos prematuros extremos.

En conclusión, nacer pequeño genera varios riesgos sobre la salud futura del niño, tanto los que reatrapan como los que no lo logran ya que pueden padecer estas alteraciones en menor o mayor grado. Una estricta vigilancia y seguimiento a estos pacientes, puede modificar y mejorar el pronóstico tanto de su talla final como de su estado metabólico adulto.

Referencias :

1. Small for gestational age: short stature and beyond. Saenger P, Czernichow P, Hughes I, Reiter EO. Endocr Rev. 2007;28:219–51.

  1. Management of the Child Born Small for Gestational Age through to Adulthood: A Consensus Statement of the International Societies of Pediatric Endocrinology and the Growth Hormone Research Society P. E. Clayton, S. Cianfarani, P. Czernichow, G. Johannsson, R. Rapaport, and A. Rogol . J Clin Endocrinol Metab 92: 804 – 810, 2007
julio 18, 2016
admin

¿Cómo saber si mi bebé tiene un crecimiento normal? Parte 1

Una de las muchas preocupaciones de los padres, es saber si su bebe tiene un crecimiento normal o uno anormal.

 

Nos referirnos a crecimiento normal, al óptimo de un bebe en su desarrollo, y para ello es necesario tener presente varios factores que puede afectarlo:

 

-Los factores fisiológicos de cada individuo, para el estándar de crecimiento es un factor a tener en cuenta. Estas variables incluyen: la estatura materna, el peso al principio del embarazo, la paridad (si es el primer hijo o cuál), el grupo étnico y el sexo del bebé.

-Es importante tener en cuenta la salud de la madre y aquellas enfermedades que se puedan asociar a anormalidades en el crecimiento del bebe como  la diabetes, la anemia, si la madre es fumadora, infecciones que haya padecido, etc.

-Sin duda alguna tener claras las fechas es importante para determinar el crecimiento normal u óptimo del bebe. Para ello, es más exacto el ultrasonido que tener la fecha de la menstruación.

-El peso óptimo al término del embarazo se combina entonces con una curva de crecimiento proporcional y se obtiene así la “curva de peso y crecimiento óptimo” para cada bebé. La aplicación de estas variables para el crecimiento fetal, permite que el médico pueda distinguir entre lo que es un crecimiento anormal y normal y esto aplica también tanto al peso durante el embarazo como al peso después del nacimiento.

 

MEDIDA DEL BEBÉ.

 

Esta tabla te ayudará a establecer el crecimiento normal de tu bebé:

 

¡Toma nota! 

Hasta, más o menos, la semana 20, las medidas del bebé se toman desde la coronilla hasta las nalgas, ya que las piernas están dobladas hacia el pecho durante la primera mitad del embarazo y es difícil medirlo. Después de esa edad, la medida se toma desde la coronilla del bebé hasta los dedos del pie.

Edad gestacional Talla Peso
  Medida tomada de la coronilla a las nalgas  
Semana 14 8.7 centímetros 45 gramos
Semana 15 10. 1 centímetros 70 gramos
Semana 16 11. 6 centímetros 100 gramos
Semana 17 13 centímetros 140 gramos
Semana 18 14.2 centímetros 190 gramos
Semana 19 15. 3 centímetros 240 gramos
Semana 20 16. 4 centímetros 300 gramos
  Medida tomada de la coronilla a los talones  
Semana 21 26. 7 centímetros 360 gramos
Semana 22 27. 8 centímetros 430 gramos
Semana 23 28. 9 centímetros 501 gramos
Semana 24 30 centímetros 600 gramos
Semana 25 34. 6 centímetros 660 gramos
Semana 26 35. 6 centímetros 760 gramos
Semana 27 36. 6 centímetros 875 gramos
Semana 28 37. 6 centímetros 1005 gramos
Semana 29 38.6 centímetros 1153 gramos

 

No te preocupes si en el ultrasonido se ve que tu bebé pesa o mide mucho menos o mucho más. Tu médico te dirá si se aprecia alguna diferencia que pueda ser causa de alarma.

julio 18, 2016
admin

¿Cuáles son aquellas enfermedades que pueden afectar el crecimiento normal de mi hijo?

Es importante que en el proceso de crecimiento de nuestros hijos se tengan en cuenta, los desafíos que enfrentamos con sus cambios no sólo físicos, sino emocionales.  Hoy hablaremos de crecimiento físico igual de desafiante, por influir factores y enfermedades.  Precisamente para entender cuáles son aquellas enfermedades  que pueden afectar su debido proceso, aquí les presentamos algunas de las más relevantes.

 

  • Síndrome de Turner – Número de Cromosomas.

Cuando existe un número muy elevado o una insuficiencia en el número de cromosomas,  se puede provocar problemas de salud, incluidos los problemas de crecimiento. Por ejemplo, el síndrome de Turner es una alteración genética  en las niñas  que hace que sean más bajas que otras y no maduren sexualmente cuando llegan a la edad adulta.

  • Enfermedades óseas.  

Existen más de 50 enfermedades óseas que afectan la estatura y el crecimiento, muchas de las cuales son genéticas. La más común es la acondroplasia, un tipo de enanismo por el cual los brazos y las piernas del niño son más cortos en proporción con el largo del cuerpo. Además, con frecuencia la cabeza es grande y el tronco tiene un tamaño normal. estatura alta

  • Enfermedades endocrinas (hormonales).

Se necesita una producción correcta de la hormona de la tiroides, que es necesaria para el crecimiento normal de los huesos. La deficiencia de la hormona del crecimiento implica un problema en la glándula pituitaria (una pequeña glándula ubicada en la base del cerebro) que segrega varias hormonas, incluida la hormona del crecimiento.

  • Problemas congénitos (presentes en el momento del nacimiento) en los tejidos donde se produce el crecimiento.

Con una condición llamada restricción del crecimiento intrauterino (IUGR), durante el embarazo se produce el crecimiento lento en el útero. El bebé nace con menos peso y un largo menor de lo normal, en proporción con su corta estatura.


La mala nutrición en forma constante, las enfermedades del sistema digestivo, la enfermedad renal, cardíaca, pulmonar y el estrés grave, pueden causar problemas de crecimiento a los niños.

julio 17, 2016
admin

Test para saber si tu hijo o hija tiene problemas de crecimiento.

Identifica a continuación si tu hijo o hija presenta algún problema de crecimiento con las siguientes pregunta:

 

1.  ¿Hay mucha diferencia de estatura entre El y sus compañeros?

 

2.   ¿Comparado con sus compañeros, primos o hermanos

pareciera no crecer a la misma velocidad?

 

3.   ¿No ha cambiado de talla de zapatos en el último año?

 

4.   ¿Aún le queda buena la ropa del año pasado?

 

5.  ¿Le parece que no ha crecido más de 4 cm en el año?

 

6. ¿Alguna vez su pediatra le ha manifestado que no

lo ve crecer adecuadamente, que se encuentra

fuera de la curva de crecimiento o que de repente

se detuvo y cambió?

 

Es importante mantener la cita de control con su pediatra permanente, y al momento de identificar alguno de estos síntomas, no lo dude, no deje pasar mucho tiempo y consulte al endocrinólogo pediátrico.

 

julio 17, 2016
admin

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al Endocrinólogo?

 

 

Como padres una de las mayores preocupaciones que tenemos es sobre el crecimiento de nuestros hijos. Por ello el Dr. Shokery Awadalla nos responde dos grandes preguntas: ¿Qué es un endocrinólogo pediátrico? Y ¿Cuándo debo llevar a mi hijo a una consulta con dicho especialista?

 

¿Qué es un Endocrinólogo pediátrico?

Es el pediatra que estudia la subespecialidad de endocrinología pediátrica,  la cual trata todo lo relacionado con las glándulas del cuerpo y las hormonas. Los principales temas son los trastornos de crecimiento.

 

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al Endocrinólogo pediátrico?

 baby-772453_1920

 

Cuando tu niño o niña presente alguna de los siguientes síntomas:

♦ No están creciendo bien.

♦ Nacieron “pequeños o de peso bajo” y que no han recuperado la estatura o el peso al año de vida.

♦ Tienen sobrepeso u obesidad.

♦ Padecen diabetes mellitus dependiente de insulina o diabetes mellitus tipo 2.

♦ Usan “microinfusoras para aplicación de insulina”.

♦ Presentan cambios de pubertad (adolescencia) antes de los 8 años de edad en las niñas y de los 9 años en los niños (esto se conoce como pubertad precóz).

♦ No han presentado su adolescencia después de los 14 años de edad.

♦ Bebés que no tienen sus testículos abajo.

♦ Padecen hiperplasia suprarrenal congénita.

♦ Padecen síndrome de Turner.

♦ Tienen enfermedades de la tiroides (como hipotiroi-dismo congénito, bocio, cáncer, hipertiroidismo).

♦ Tienen cualquier enfermedad de las hormonas y glándulas.