agosto 22, 2017
admin

Hormonas que regulan la pubertad

Existen varias hormonas que regulan directamente al proceso de la

pubertad. Estas hormonas son las siguientes: 

Hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH)

Esta hormona es producida y liberada por el hipotálamo y controla la

producción y liberación de la hormona luteinizante (LH) y de la hormona

estimulante de los folículos (FSH) en el lóbulo anterior de la glándula hipófisis o

pituitaria. La liberación de esta hormona es el mecanismo de control más

importante para regular el momento de inicio del desarrollo de la pubertad así

como la fertilidad. Tanto la LH como la FSH actúan sobre los ovarios de las niñas

o sobre los testículos de los niños para la iniciar la liberación de estrógenos o

testosterona, respectivamente. Los estrógenos y la testosterona son conocidos

como hormonas sexuales y son responsables del desarrollo de las

características corporales y de los cambios de comportamiento que

caracterizan a la pubertad. (Figuras 1 y 2).

 

Gonadotropinas
Hormona estimulante de los folículos (FSH)

Esta hormona es liberada por el lóbulo anterior de la hipófisis o pituitaria

y estimula a los ovarios y testículos para producir óvulos y espermatozoides,

respectivamente.

Hormona luteinizante (LH)

Esta hormona también es liberada por el lóbulo anterior de la glándula

hipófisis o pituitaria y estimula la liberación de hormonas sexuales en los

ovarios (estrógenos) y en los testículos (testosterona).

Estrógenos

Hormona sexual femenina que se produce en los ovarios. Son los

responsable del desarrollo de la glándula mamaria (busto) en las niñas.

Testosterona

Hormona sexual masculina (andrógeno) que se produce en los testículos

del niño y adulto. Cantidades muy pequeñas se encuentran también en las

mujeres. Las cantidades pequeñas de andrógenos producidos en las glándulas

adrenales estimulan el crecimiento del vello púbico y axilar tanto en varones

como en mujeres.

Fuente: Merck Serono Australia

marzo 2, 2017
admin

Los niños que practiquen deportes de alto impacto deben tener un control especial de su crecimiento

Actualmente, y gracias a su gran plasticidad, el niño comienza cada vez a una edad más temprana, a practicar un deporte. A veces de alto impacto como: karate, boxeo, fútbol como en nuestro país, al tener reconocimiento en estas disciplinas, promoviéndose con mayor énfasis en los más pequeños. 

Podemos afirmar, que el entrenamiento físico aun intenso, de alto impacto y prolongado, no produce ningún retardo en el crecimiento de los niños. Por el contrario, desde nuestras abuelas, siempre se ha escuchado decir, que practicar deporte hace crecer. Bueno, en parte es verdad que el deporte es salud, pero hay un riesgo inherente al deporte de alto riesgo en los más pequeños, que están en pleno desarrollo y crecimiento y es la posibilidad de una lesión en el cerebro por golpes repetitivos, que hacen que el niño se quede pequeño y esto sus papas, lo desconocen.

Los padres y entrenadores, tienden a preocuparse por los síntomas inmediatos a un golpe: si el niño ve borroso, se desmaya, vomita, dolor de cabeza y está bien, pero jamás piensan en las lesiones que un niño sufre, al estar permanentemente por la práctica de un deporte de alto impacto y que somete a su cerebro, a golpes permanentes que lesionan la hipófisis.

 

La hipófisis se encuentra en la base del cerebro y es la glándula que controla el equilibrio de las hormonas del cuerpo. También produce la hormona del crecimiento, la cual hace que un niño crezca. Una lesión cerebral grave, puede causar deficiencia de esta hormona  ocasionando que el niño presente retardo en su crecimiento normal.

Aquí es cuando se debe visitar al endocrinólogo pediátrico, quien es el especialista en identificar estas deficiencias y en establecer a tiempo, el tratamiento adecuado para el pequeño.

Esté atento a los síntomas: El niño será mucho más bajo que la mayoría de los niños de la misma edad y sexo. Tendrá proporciones corporales normales, aunque la contextura corporal puede ser gordita. A menudo, la cara del niño se ve más joven que otros niños de la misma edad. Es importante que los padres tengan en cuenta, que sin un  tratamiento  adecuado y a tiempo, la deficiencia en la hormona del crecimiento, puede  además de llevar a  una estatura baja, un retraso en la pubertad.

Fuente: Shokery Awadalla en colaboración con http://enfoquenoticiascolombia.blogspot.com.co/ 

 

octubre 12, 2016
admin

Estatura, desconcentración y autoestima baja, síntomas de una enfermedad metabólica.

Imagen tomada de: Pixabay.com
Imagen tomada de: Pixabay.com

 

La falta de crecimiento puede ser sinónimo de problemas en la calidad de vida de quien padece una patología conocida como el déficit de la hormona del crecimiento, que no solo afecta a los niños, sino también a población adulta.

Una de las principales señales de alerta para considerar que el menor tiene una detención en la curva normal de crecimiento es la poca frecuencia con que cambia de tallas de ropa y zapatos durante un período de un año. Así mismo, el poco aumento de estatura en bebés, niños y adolescentes, un bajo nivel de glucosa en la sangre y retraso en la pubertad se consideran otros factores que deben llamar la atención de pediatras y padres de familia.

El déficit de la hormona de crecimiento, genera incluso alteraciones emocionales y sociales en el niño. El Doctor Shokery Awadalla, especialista en Endocrinología Pediátrica y profesor de la Universidad del Rosario, asegura “que dentro de sus pacientes ha visto casos de matoneo por cuenta de la baja estatura, donde los menores son estigmatizados y ridiculizados a través de sobrenombres peyorativos”.

Foto tomada de: pixabay.com
Foto tomada de: pixabay.com

 

Un ritmo de crecimiento lento del niño se puede observar desde la lactancia extendida a sus primeros años de vida. Existen casos donde la detención de crecimiento se hace visible a partir de los dos o tres años de edad. Sin embargo, aunque el desarrollo físico del menor puede tener estancamiento, su desarrollo cognitivo suele ser normal en comparación a niños de su misma edad.

Déficit de hormona de crecimiento en adultos

El déficit de hormona de crecimiento en adultos se puede presentar por el surgimiento de un tumor en la hipófisis que daña la glándula e incluso, puede derivarse de eventos traumáticos. Sin embargo, la endocrinología ofrece a los pacientes tratamientos de vital importancia para reemplazar la hormona, esto resulta importante en el adulto para evitar alteraciones en la acción del metabolismo que influyen en la masa ósea y muscular, afirmó el doctor Awadalla.

Incluso, al padecer este déficit se genera un estado de malestar que cambia la calidad de vida del paciente, los síntomas pueden ser la falta de vitalidad y energía, falta de concentración en sus labores, depresión, aislamiento social y pérdida de fuerza muscular, entre las más importantes.

Sin embargo, el tratamiento oportuno y adecuado guiado por el médico tratante ayuda en gran medida a disminuir estos síntomas. Si la aparición del déficit es en la adultez no va a presentar alteraciones del crecimiento.

El niño que llega a la adultez con déficit de crecimiento, tiene repercusiones negativas en su autoestima debido a ello. En la vida social y laboral suele considerarse que quienes tienen una estatura inferior no son aptos para ciertas actividades y en cuanto a las consecuencias físicas, según menciona el doctor Awadalla, se presenta una disminución de la capacidad respiratoria.

De igual manera, esta condición de salud tiene consecuencias metabólicas, disminución de masa muscular, aumento de la masa grasa, cambio en el perfil del colesterol y los triglicéridos que llega a afectar el bienestar general de quienes están diagnosticados con este déficit, manifestó el especialista.

Aunque existen, mitos frente al tratamiento con suplementos de hormonas, lo importante es consultar un especialista que vigile el tratamiento de manera continua para evaluar los resultados y progresos del paciente, enfatizó el endocrinólogo.

Fuente: http://www.radiosantafe.com/2016/09/02/estatura-desconcentracion-y-autoestima-baja-sintomas-de-una-enfermedad-metabolica/

agosto 3, 2016
admin

Obesidad en el embarazo


Tener obesidad o sobrepeso durante en el embarazo puede ocasionarle algunas complicaciones en su salud y la de su bebé. Entre más sobrepeso tenga hay mayores probabilidades de que su hijo también padezca esta enfermedad.

paternity-633453_1920

 

Si quiere preparar su cuerpo para quedar embaraza o ya se encuentra en periodo de gestación, consulte con un especialista o nutricionista para que le ayude adquirir hábitos saludables para tener un bebé sano.

El embarazo más obesidad puede ser una mezcla fatal cuando se habla de riesgos o complicaciones médicas. Diabetes gestacional, hipertensión, malformaciones fetales, parto por cesárea y obesidad infantil son algunas de las alarmas que puede encender la madre con sobrepeso.

La atención prenatal, adquirir una buena alimentación sin dejar de comer y establecer rutinas de ejercicios le ayudará a reducir dichos riesgos en su salud, pero si usted tiene la oportunidad de planear su embarazo, debe tener en cuenta que puede adelgazar y encontrar el peso indicado según su estatura y su edad. Por ahí dicen que es mejor prevenir que lamentar, así que póngale atención a su médico cuando le hace recomendaciones y no las pase por alto.

 

¿Es mito o realidad que la leche materna ayuda a la disminución del peso de la madre?

“Es verdad que lactar al bebé ayuda, en la mayoría de las mujeres, a perder el peso que se ha ganado durante la gestación. Durante el embarazo, el incremento de peso está dado por el peso del bebé, el líquido amniótico, la placenta, pero también se almacena mayor cantidad de grasa que será utilizada durante la lactancia. El mecanismo necesario para la producción de la leche materna demanda un gran gasto de energía, la cual será adquirida a partir de las reservas energéticas de la mamá (grasa corporal) y de la dieta que ella consuma. La pérdida de peso ocurre por lo general durante los seis primeros meses de la lactancia y la cantidad de peso perdido será mayor cuanto más se prolongue la lactancia materna exclusiva, es decir, mientras no se ofrece al bebé ningún alimento además de la leche materna”.

 

¿Cuántos kilos debe ganar una madre con sobrepeso que esté embarazada?

“La ganancia de peso recomendada durante la gestación se basa en el Índice de Masa Corporal (IMC) de la mujer antes de iniciar el embarazo. Teniendo esto en cuenta, para una mujer cuyo índice de masa corporal está entre 25 y 29,9, es decir con sobrepeso, se recomienda una ganancia de peso entre 7 y 10 kg durante todo el periodo de gestación, mientras que para una mujer con obesidad (IMC mayor a 30), la ganancia de peso recomendada será de 6 a 7 kg. Se deben tener en cuenta las características y necesidades individuales de cada gestante y procurar que la ganancia de peso sea supervisada por un nutricionista, con el objetivo de determinar cuál es el incremento de peso adecuado conforme a su estado nutricional y así mismo realizar el seguimiento para que el peso obtenido no sea mayor al recomendado y evitar así posibles complicaciones de salud para la madre y el bebé”.

 

¿Qué tipo de alimentación debe recibir una madre con sobrepeso?

“Para tener un embarazo saludable se debe tener una alimentación equilibrada, en la que se incluya una variedad de alimentos que garanticen el aporte de nutrientes necesarios tanto para el crecimiento y desarrollo normal del bebé como para el mantenimiento de un adecuado estado de salud de la mamá. Aunque la mujer inicie su embarazo con sobrepeso, no es recomendable iniciar una dieta de reducción de peso durante esta etapa, ya que no ganar peso durante la gestación puede ocasionar problemas para la madre y especialmente para el bebé. Por lo tanto, se debe prestar atención en seleccionar alimentos nutritivos y que no aporten calorías en exceso, no omitir tiempos de comida y distribuir los alimentos en seis comidas diarias (desayuno, mediasnueves, almuerzo, onces, comida y merienda) para evitar comidas abundantes y ayunos prolongados”.

Beneficios de un peso adecuado

El endocrinólogo pediatra y miembro de la Fundación Colombiana de Obesidad, Shokery Awadalla, cuenta algunos beneficios de quedar embarazada con un peso ideal:

1. Queda embarazada más fácil.

2. No presentará infertilidad debido al sobrepeso.

3. Los hábitos saludables que adquirió los puede extender para toda su vida.

4. El parto no se le complicaría.

 

¿Qué comer?

Entre los alimentos recomendados que da a conocer la gerente de nutrición de Alpina, Paola Yanquen, para una alimentación saludable en la gestante están:

“ Cereales integrales (arroz, panes, pastas, galletas), tubérculos y plátanos: Constituyen la principal fuente de energía en la alimentación diaria. Aportan además carbohidratos complejos, fibra y vitaminas del grupo B.

“ Frutas y verduras frescas y de colores variados: La variedad en los colores de las frutas y verduras favorece un aporte adecuado de diferentes vitaminas y minerales que contribuyen al correcto funcionamiento del organismo.

“ Carnes magras, pollo sin piel, pescados, huevos: Aportan proteína de alto valor biológico y hierro que es un mineral necesario para prevenir la anemia materna y para el crecimiento y desarrollo fetal.

“ Leguminosas (fríjol, lenteja, garbanzos): Aportan hierro, vitaminas del grupo B, fibra y una gran cantidad de proteínas, que aunque de bajo valor biológico, cuando se combinan con alimentos como los cereales forman proteínas de alto valor biológico.

“ Lácteos (leche, yogurt, quesos): Aportan proteína de alto valor biológico, vitaminas A y B2 y contienen elevadas concentraciones de calcio de alta absorción, cuyo consumo adecuado proporciona beneficios tanto para la mamá como para el bebé. Durante el embarazo las necesidades de calcio se incrementan, ya que el bebé necesita de este mineral para la formación de su sistema óseo y para desarrollar músculos y corazón sanos. Por otra parte, el calcio ayuda en las mamás a reducir el riesgo de hipertensión arterial y preeclampsia durante el embarazo.Las gestantes con intolerancia a la lactosa pueden optar por lácteos con bajo contenido de lactosa como el yogurt, el kumis, el queso y los productos deslactosados.

“Para evitar una ganancia de peso excesiva es ideal que la gestante con sobrepeso u obesidad realice actividad física moderada y de bajo impacto como caminatas o natación y que reciba asesoría nutricional para una adecuada planeación de su alimentación que permita una ganancia de peso dentro del rango permitido.

Shokery Awadalla

Endocrinólogo pediatra y miembro de la Fundación Colombiana de Obesidad

 

¿El feto puede tener riesgos si su madre presenta obesidad?

“Lo ideal es que durante el embarazo y previo al embarazo todas las mujeres tengan un peso normal, porque la madre antes y durante el embarazo aumenta de peso y hay mayor riesgo sobre el feto, porque si se encuentra con sobrepeso los niveles de azúcar en la madre y en el feto aumentan y cuando esto sucede el bebé produce insulina que puede generar obesidad en el niño y lo más seguro es que esta criatura será obesa durante toda su vida”.

 

¿Qué es lo ideal?

“Lo mejor es que previo al embarazo la madre tenga un peso adecuado, no debería tener sobrepeso porque si en el primer trimestre de gestación hay obesidad, existirán riesgos para el bebé que viene en camino”.

 

Artículo tomado de:  http://www.vanguardia.com/entretenimiento/salud/362948-obesidad-en-el-embarazo. Escrito por: LILIANA MARCELA VEGA GÓMEZ PAOLA YANQUEN.

julio 24, 2016
admin

¿Cuándo deben los padres preocuparse por la baja estatura de sus hijos?

El proceso biológico de crecimiento es igual en todos los niños, sin embargo, no todos crecen igual y alcanzan los mismos estándares de altura. Se habla de talla baja o estatura baja, cuando un niño o niña tiene desviaciones por debajo de la media para su edad. Asimismo, esta comprobado médica y científicamente que existen cuatro factores principales que afectan la estatura en los niños: el factor genético, la alimentación, el afecto y el factor hormonal.

Nace entonces la pregunta, ¿es posible no acelerar, sino regular el crecimiento de un niño? o en palabras más cotidianas, ¿es posible estirarlo?. El Doctor Shokery Awadalla -endocrinólogo infantil colombiano- asegura: “Lo más importante es el diagnóstico, es encontrar la razón o las razones de porque no crece un niño¨.

Una vez se conocen las causas, se inicia el tratamiento; la parte hereditaria puede llegar a afectar la talla, así que hay que tratarla con tiempo; si es desnutrición se maneja con una disciplina alimentaría, si es un problema afectivo se maneja el ambiente hostil donde vive el menor y si es un problema hormonal (hipotiroidismo) se da la suplencia”, concluye el médico endocrinólogo pediatra.

children-1217246_1920

Precisamente, este último factor, el hormonal, es el más común. Las hormonas en los niños intervienen y controlan varios aspectos entre ellos la mas importante que es el proceso de crecimiento y desarrollo.

Es aquí cuando la HORMONA DE CRECIMIENTO es útil, ya que puede mejorar la talla final en 5 cm. aproximadamente.

“La hormona de crecimiento promueve la síntesis proteica, la replicación celular, funciona a nivel sistémico y potencia el crecimiento esquelético, muscular y visceral.” Señala el Doctor Awadalla.

Esta disfunción tiroidea es frecuente, ya que tiene una incidencia entre el 5 y 10% en la población adulta, pero no hay datos sobre su presentación ni evaluación en la edad pediátrica.

En esta edad es aún más complejo por la importancia de las hormonas tanto en el desarrollo físico como cerebral, pero al mismo tiempo el exceso de estas hormonas en un paciente que la recibe sin ser indicada podría también tener efectos colaterales.

La hormona de crecimiento es un medicamento inyectado subcutáneo que se aplica a diario por un periodo de 2 a 3 años. En niñas se inicia antes de que empiece su proceso de desarrollo (aparición del periodo menstrual) y en los niños con el cambio de voz.

La hormona ha demostrado arrojar resultados excelentes en el manejo de la somatopausia (disminución de la producción de la hormona de crecimiento por la hipófisis), esta disminución de la producción de la hormona de crecimiento genera alteración en la consistencia muscular (flacidez), cúmulo de grasa abdominal y disminución de la capacidad física; al iniciar la suplencia hormonal hay reversión de estas alteraciones. Así mismo la hormona de crecimiento es un medicamento con alto margen de seguridad.

El pediatra debe llevar un control personalizado del crecimiento de los niños, tanto en talla como en debe basarse en tablas de crecimiento y mediciones de los huesos de la mano y del perímetro de la cabeza del niño.

Igual que con cualquier otra enfermedad, lo importante es recurrir al especialista a tiempo para darle al niño unos cuantos centímetros no solo de estatura sino en cuestión de confianza y autoestima.

Todo lo anterior hace parte del estudio realizado por el doctor Shokery Awadalla con el objetivo de valorar la evolución sobre el uso de la hormona de crecimiento para el tratamiento en la baja estatura de los niños.

Artículo tomado de: http://www.enplenitud.com/cuando-deben-los-padres-preocuparse-por-la-baja-estatura-de-sus-hijos.html